Detalles del sistema de transmision del coche

despiecesdecoches.com foto 1 (5)

El sistema de transmisión es el encargado de enviar la potencia generada por el motor hacia las ruedas del vehículo para que este pueda rodar. Dicho sistema suele dividirse en dos clases, automática y manual, ambos son fuertes y por ello mientras se le realice el mantenimiento adecuado, es muy probable que no presente fallas. Sin embargo, el tiempo no pasa en vano, llega el momento en el que los kilómetros generan cierto desgaste de sus piezas móviles.

Por otra parte, los árboles y juntas de transmisión quedan desprotegidos por la forma en la que están instalados y eso los hace agarrotarse. Cuando las fallas se acumulan, es más razonable reemplazar el sistema completo en lugar de cada uno de sus componentes; unidos como una sola pieza es más sencillo y económico, que tratar sus elementos por separado.

Consejos para prolongar su vida útil

Son variados los consejos para lograr este fin, como:

  • Seguir las especificaciones del libro de mantenimiento para el cambio de aceite.
  • Mantenga los neumáticos en buen estado y no sobrecargue el coche.
  • No exagere el uso del embrague o se desgatarán los rodamientos en exceso.
  • Asegúrese del buen funcionamiento del sistema de refrigeración para evitar que la transmisión se recaliente.

El poder detectar a tiempo una falla es clave para la vida de su vehículo, por eso debe permanecer atento a las irregularidades que surjan y así pueda entrar en acción a tiempo. Algunas de las muestras de que algo no está bien son pequeñas, sin embargo, no debe subestimarlas.

Los ruidos metálicos al cambiar la dirección es de esos que tienden a ser ignorados, es probable que el ruido lo cause un desgaste en la junta del lado de donde proviene el ruido, además de las holguras que agarra el anclaje. Esta falla es un gran motivo para reemplazarla, y para evitarlos solo es preciso revisar periódicamente las condiciones del guardapolvos, puesto que por ellos se mantienen las juntas limpias y engrasadas; algo parecido suele ocurrir con el palier.

Sin importar la avería que sea, el coste de las piezas no debe ser el motivo por el cual no las reponga. Es cierto que son muchos los repuestos que tienden a ser caros, pero hay alternativas para superar estos obstáculos, como comprarlas en un despiece de coches. Son fáciles de localizar en Internet y son más económicas que en las tiendas convencionales.