Una manera de reservar las camas en un hospital

resuntex

Cuando trabajas en un hospital o geriátrico o incluso asilo al cuidado de personas mayores, sabes que las responsabilidades que debes adquirir son mucho mayores, es verdad que hay personas que con edades muy avanzadas se encuentran en perfecto estado y las mantienen en sitios así porque no pueden hacerse cargo de ellos, pero también es verdad que otras muchas padecen algún tipo de enfermedad que les impide el poder valerse por ellas mismas y necesitan de ayuda para poder continuar. Por eso es de alabar a todas las personas que se dedican al cuidado de ellas porque de otra forma desde luego no sería posible, hay quienes necesitan que les den de comer porque no pueden, igual tienen algún tipo de enfermedad degenerativa que no les permite sujetar una cuchara, otros necesitan a una persona que les ayude a caminar porque son incapaces de aguantar de pie mucho rato, y otros no llegan a controlar sus esfínteres y necesitan un pañal de adulto para dormir y no estar toda la noche mojado.

Se convierte en una auténtica pena pero es la pura realidad, por eso en centros así en los que se debe cuidar a estas personas es indispensable que haya una higiene insuperable y unas herramientas que permitan desarrollar dicho trabajo de la mejor manera. Por ejemplo una grúa no puede faltar, hay quienes tienen mucho peso y la persona encargada de acostarlos y levantarlos se destroza la espalda ayudándolos, por eso la ayuda de una máquina facilita mucho la tarea. Se necesitan de baberos de adultos especiales para que no lleven la ropa llena de manchas, es normal que al comer siempre caiga una que otra gota que hace que parezca que no se les ha puesto ropa limpia, por lo que el uso de estos baberos hace que luzcan impecables. Y a pesar de utilizar pañales que impiden que mojen la ropa, siempre es imprescindible proteger los colchones de una manera adecuada y en vez de utilizar empapadores desechables que siempre tienden a salir más caros, se hace uso de empapadores lavables y así se suelen quitar a diario y se ponen de nuevo limpios ahorrando en tiempo y dinero. Por supuesto la higiene es muy importante tanto en el hogar como en cualquier otro sitio en el que haya personas viviendo, y ya que ellos están en edades de poder hacer poco somos nosotros los responsables de que se encuentren en las mejores condiciones.