Visitas guiadas

desguaceretovalladolid.com fotonueva 2

Una de las cosas que más les gusta a los hombres además del futbol, es visitar desguaces. Por eso creo que deberían de hacer visitas guiadas a los desguaces de las ciudades vecinas. Sería un plan de fin de semana, una salida en autobús por la mañana temprano, una parada para desayunar y el primer desguace a las doce y media, tras este una buena comida y la visita a desguace reto para comprobar que es el mejor de todo Valladolid. Los desguaces gustan porque así, los desguaces son los motores de los talleres mecánicos, en los desguaces es fácil pasar las horas muertas mientras recorres pasillos y pasillos de coches en busca de la pieza adecuada para tu coche.

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de visitar un desguace es que lo que vamos a encontrar serán piezas de coches revisadas y garantizadas, eso no te lo dan en todos sitios, eso lo consigues visitando desguaces de calidad, eso lo consigues en los desguaces de toda la vida en los que merecen la pena. Desguaces en los que todas las piezas pasan por las manos mas expertas, desguaces en los que no se vende nada que no esté garantizado y desguaces en los que tu dejes tu coche porque ya no lo vas a arreglar y quieres deshacerte de él y se haga todo lo posible para que tu coche no contamine más de la cuenta y sea tratado en un centro autorizado siguiendo las normativas existentes para esos temas. Esos desguaces son los que merece la pena visitar, los que deberían de estar en todas las localidades.
La importancia de los desguaces ya ha sido más que demostrada, gracias a ellos podemos disponer de piezas más baratas, de recambios que a lo mejor ya  ni se fabrican y de lugares a los que llevar nuestro vehículo cuando deja de tener vida útil. Desguaces en los que tramiten todo el papeleo pertinente para dar de baja el coche y no tener que  movilizarte para hacerlo, eso es algo que no se ve en todos los sitios.

Cuando compramos una pieza o un repuesto en un desguace, una de segunda mano, estamos contribuyendo sin saberlo con el medio ambiente, generando una segunda vida para una pieza que debería de estar reciclada, reciclando nosotros esa parte de otro vehículo para que funcione un tiempo más en el nuestro.